ENTREVISTA: José González, entrenador Infantil A

De vivir en Disneyland a conocer en sus propias carnes el sufrimiento que supone competir en División de Honor. El Infantil A del Sant Gabriel ha pasado de ganar la liga la temporada pasada a coquetear este año con el descenso en la máxima categoría a nivel Infantil. Con Jornada Previa ha charlado el entrenador gabrielista José González sobre el escalón más prestigioso en la etapa que los jugadores dan el salto al fútbol-111.

¿Cómo estás viviendo tu primera temporada en División de Honor Infantil?

La verdad que sufrida. Por mucho que te cuentan, por mucho que te dicen, hay que vivirlo. He estado en Preferente Alevín pero no tiene ni punto de comparación. Ahí son 6 grupos de 16 equipos y el talento está más repartido, cuando llegas a Infantil te encuentras los mejores jugadores de toda Cataluña concentrados en un único grupo.

Llegas de ser campeón en Primera División y lograr el ascenso a Preferente. Entiendo que esperabas pasar de ganarlo todo y ser el equipo a batir a sufrir y encontrarte delante a Barça, Espanyol o Damm.

La temporada pasada fue fantástica y muy bonita, pero a la hora de máxima competición es irreal. Cuando finalizó el año, se fueron cuatro jugadores a Barça, Espanyol, Damm y Cornellà. Contra eso no puedes competir. Es complicado hacer un equipo en División de Honor cuando no tienes asegurada la categoría hasta la última jornada y eso te hace ir con tres/cuatro meses de retraso comparado con el resto de rivales. Estar entre dos aguas -División de Honor y Preferente- te obliga a fichar lo mejor de Preferente por si acaso eres de DH, y eso es un hándicap.

Empezamos la temporada con un equipo de Preferente muy alto que debe competir en División de Honor. Tenemos muchos jugadores talentosos que se han tenido que adaptar a la categoría.

DSC02377-1600x1200¿Psicológicamente, se ha tenido que preparar al equipo? Teniendo en cuenta que llega de ser campeón de liga.

Hay dos vertientes. El tema de los jugadores y el tema de los padres. A finales del año pasado, tras ganar la liga y la MeCup, ya dejamos claro que este año sería diferente. Dejamos claro que se debía trabajar mucho, que no se aseguraría ningún tiempo exacto de minutos ni de titularidad. Antes de irnos de vacaciones se remarcó ese punto, así como también en pretemporada.

Mentalizar a los chicos se puede, el problema es a los adultos. Los niños son más conscientes de donde están que no el propio padre. Es cierto que a principio de temporada tuvimos algún problema pero durante la temporada se ha solventado. En cuanto a la competición, al principio fue duro pero estoy muy contento con el equipo que tengo y cada día trabajan mejor para interiorizar los conceptos que se pretenden inculcar.

¿Como entrenador, sientes algún tipo de presión o obligación por parte del club al ser el equipo emblema de la entidad?

Cuando uno tiene lo más alto no lo quiere soltar, no lo quiere perder. Como coordinador del F-11 y miembro de la junta directiva no quiero perder la máxima categoría a nivel Infantil. Me siento presionado, ya no por el club, sino por mi mismo. Perder una categoría de esta dimensión me dolería. Me jodería mucho como club, como persona y amante del Sant Gabriel perder División de Honor. Hay jugadores que sienten mucho los colores.

En una categoría como División de Honor, ya no se trata tanto de divertirse sino que la competitividad tiene más peso.

Debemos mentalizarnos que el ritmo, juego, velocidad e intensidad en División de Honor Infantil podría equipararse a una categoría superior. No todo niño puede jugar en División de Honor. El jugador debe tener fuerza y que haya dado un cambio físico. Es complicado para este tipo de jugadores, aunque puede que en cadete haga el salto y sí este preparado.

¿Llegará esa temporada en la que el Sant Gabriel no tenga que sufrir en División de Honor Infantil?

No se puede asegurar nada y siempre hemos estado sufriendo, somos el Getafe de la División de Honor. Hace un año se produjo un cambio de Junta y se quiere recuperar la insignia Sant Gabriel para ser un club puntal en el fútbol base catalán. Con ello, intentaremos dejar de ser un equipo sufridor.

Este año se han ido dos jugadores a Barça y Espanyol, ¿se siente frustración o más bien alegría cuando se va un chaval de la casa?

Como entrenador siento alegría de que Barça, Espanyol, Damm o Cornellà se fijen en jugadores. Me sienta peor cuando vienen clubes que están a nuestro nivel, ahí viene la frustración.

A día de hoy, ¿en que posición situarías al Sant Gabriel como club a nivel catalán?

Es complicado. Tenemos muchas entidades por delante y ahora mismo estamos por debajo de la décima posición. A nivel de progresión estamos avanzando muy bien para recuperar categorías. Se intentará tener la máxima categoría posible tanto a nivel masculino como femenino (incluyendo Femenino A). Estamos trabajando muy bien, eso te lo puedo garantizar, y yo paso de lunes a lunes en el campo y trabajamos muchas horas para recuperar la esencia del Sant Gabriel en memoria de gente que ya no está con nosotros, como Emili Porta.